sábado, 7 de julio de 2012

Remedios Rubiales recurre al corcho para 'La huella del tiempo'

Remedios Rubiales (en el centro) explica su exposición a Carmen Sánchez, concejala de Juventud
Adrián Morillo González - 06/07/2012 - Diario de Cádiz

La Casa de la Juventud de Cádiz acoge desde ayer las últimas creaciones de la artista ubriqueña, que interviene en el tejido vegetal de su tierra mediante la pintura.

La artista ubriqueña Remedios Rubiales Domínguez inauguró ayer en la Casa de la Juventud la exposición La huella del tiempo, tercera exposición que se desarrolla en el espacio dedicado a la juventud de Cádiz desde su remodelación.

Creadora multifacética, se le puede definir como pintora, escultora, videoartista y escritora (se encuentra en estos momentos trabajando en una tesis sobre la relación entre el arte y el caballo). En esta exposición ha querido centrarse en el paso del tiempo, y para ello ha decido trabajar sobre un soporte poco usual en la producción artística y muy identificativo con su tierra: el corcho.

Ha creado obras que, según la artista, beben de fuentes como el arte povera, movimiento artístico que utiliza materiales considerados pobres o de escasa utilidad, así como del land art, filosofía creativa que apuesta por trabajar con elementos de la propia naturaleza. Para el desarrollo de las piezas que componen la exposición ha contado con la ayuda de ubriqueños que trabajan el corcho así como de colaboradores desinteresados. Le han ido aportando piezas de corcho, algunas desechadas por su escasa calidad, otras, recortadas tomando formas clásicas, como el cucharro, utilizado para beber agua, o recipientes en los que preparar ensaladas o mezclas.

Una serie de obras en la que se conjuga el tiempo pasado (ocho años tienen las piezas más jóvenes, que se combinan con otras de varias décadas) con el presente que vive la artista, formado por chorros de color y vitalidad. Para Remedios Rubiales hay una gran conexión entre los tonos marrones y parduscos del corcho y sus pinceladas de intensos colores a base de acrílicos y esmalte. Estas obras, que crea desde el subconsciente sin la búsqueda de una figuración o significado concreto, ensamblan la concepción que tiene de la naturaleza (colores intensos y alegres que aluden a la vida) con los las tonalidades de la misma en el corcho. Y a juzgar por el resultado, parece que no se equivoca. El corcho se convierte en un lienzo generoso que integra y resalta las pinceladas de Remedios, confirmando la tesis de la artista.

"Pinto según mi estado anímico. Si un día no me encuentro animada, no hago nada. Si me encuentro inspirada y con fuerzas, puedo ponerme a pintar a las cinco de la mañana. Los colores que uso están en relación con los sentimientos que me acompañan al trabajar".

Viendo lo prolífica que es la artista (muchas obras se han quedado fuera de la exposición y sigue trabajando en nuevas piezas) y el omnipresente uso de colores vivos en todo su trabajo, no cabe duda de que Remedios Rubiales se encuentra en un momento artístico y vital en alza.

¿Y el futuro? "Voy a seguir trabajando con el corcho. Es un soporte muy poco usado en el mundo del arte, y la gente fuera de Cádiz se sorprende muchísimo. Además, es una forma de reivindicar mi tierra".

Exposición temporal. Hasta el 3 de agosto. Casa de la Juventud. Calle Cánovas del Castillo, 41. Lunes a viernes de 10 a 13.30 horas y sábados de 10 a 14 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario